Que siga la corrup… Claudia Sheinbaum

0
31

Claudia Sheinbaum dijo que había dos caminos qué tomar en las próximas elecciones y así sin más expresó “seguir el camino de la corrupci”… y de pronto en un acto reflejo, se dio cuenta de lo que estaba diciendo y reviró a “seguir el camino de la transformación”.

Han pasado más de 60 horas desde ese tropezón y la tendencia en las redes sociales y los memes siguen a todo lo que dan. Claudia Sheinbaum no necesito de una contracampaña, una campaña negra o sus rivales políticos para asestarle un golpe que se salió de proporciones.

Lo cierto es que Sheinbaum tiene razón. La corrupción en este sexenio, lejos de desaparecer como quiere hacer creer el Presidente a todos sus seguidores, se ha incrementado a escalas de terror y para quienes reportamos en la calle y en los datos del propio gobierno, las cosas son de esa forma.

Por eso el Presidente quiere desaparecer a los organismos autónomos que le forzan a él y a todo su gabinete a rendir cuentas claras y precisas sobre las finanzas públicas en todo el territorio mexicano.

De una manera impresionante y como nunca antes, las dependencias gubernamentales y los tres niveles de gobierno, emanados de Morena, han marcado agenda y dan cátedra de cómo robarse los recursos públicos y violentas las leyes, sin el menor miramiento.

La corrupción con Morena y con la Transformación de Cuarta se ha disparado a niveles nunca antes vistos. Los gobernadores de Morena dejan de ejercer sus presupuestos federales, para caer en subejercicio de manera sistemática y mandar el recurso público de regreso a las arcas de la Federación.

Una vez ahí el dinero llega al famoso y tristemente célebre Ramo 23, donde el Presidente de manera totalitaria, determina cómo serán usados esos recursos multimillonarios, para seguir orientándolos a los programas sociales y clientelares.

Pero no solo es eso la corrupción. Desde las dependencias federales y estatales, las licitaciones dejaron de serlo y mayormente se asignan contratos a empresas a modo, que en un gran porcentaje siempre terminan acudiendo a sociedades con empresas fantasma para lograr las adjudicaciones.

Las otrora instituciones de respeto como el Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Marina Armada de México, reciben contratos, miles de ellos, que van directo a familiares de los altos mandos militares, pero además que van directo a las arcas personales de los familiares del Presidente de la República.

Miles de niños y pacientes con cáncer han muerto por la grave corrupción que aqueja al sistema público de salud, para nadie es un secreto y pruebas existen miles también.

Para confirmarlo hay listados de miles de padres que han visto morir a sus hijos menores por una mala práctica en las políticas públicas de salud que tienen que ver con la atención a los enfermos de cáncer.

Las otrora instituciones de respeto como el Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Marina Armada de México, reciben contratos, miles de ellos, que van directo a familiares de los altos mandos militares, pero además que van directo a las arcas personales de los familiares del Presidente de la República.

Miles de niños y pacientes con cáncer han muerto por la grave corrupción que aqueja al sistema público de salud, para nadie es un secreto y pruebas existen miles también.

Para confirmarlo hay listados de miles de padres que han visto morir a sus hijos menores por una mala práctica en las políticas públicas de salud que tienen que ver con la atención a los enfermos de cáncer.

Las otrora instituciones de respeto como el Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Marina Armada de México, reciben contratos, miles de ellos, que van directo a familiares de los altos mandos militares, pero además que van directo a las arcas personales de los familiares del Presidente de la República.

Miles de niños y pacientes con cáncer han muerto por la grave corrupción que aqueja al sistema público de salud, para nadie es un secreto y pruebas existen miles también.

Para confirmarlo hay listados de miles de padres que han visto morir a sus hijos menores por una mala práctica en las políticas públicas de salud que tienen que ver con la atención a los enfermos de cáncer.

Las otrora instituciones de respeto como el Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Marina Armada de México, reciben contratos, miles de ellos, que van directo a familiares de los altos mandos militares, pero además que van directo a las arcas personales de los familiares del Presidente de la República.

Miles de niños y pacientes con cáncer han muerto por la grave corrupción que aqueja al sistema público de salud, para nadie es un secreto y pruebas existen miles también.

Para confirmarlo hay listados de miles de padres que han visto morir a sus hijos menores por una mala práctica en las políticas públicas de salud que tienen que ver con la atención a los enfermos de cáncer.

Las otrora instituciones de respeto como el Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Marina Armada de México, reciben contratos, miles de ellos, que van directo a familiares de los altos mandos militares, pero además que van directo a las arcas personales de los familiares del Presidente de la República.

Miles de niños y pacientes con cáncer han muerto por la grave corrupción que aqueja al sistema público de salud, para nadie es un secreto y pruebas existen miles también.

Para confirmarlo hay listados de miles de padres que han visto morir a sus hijos menores por una mala práctica en las políticas públicas de salud que tienen que ver con la atención a los enfermos de cáncer.

Fuente: https://www.forbes.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí